miércoles, 19 de mayo de 2010

Sobre mis versos

Si aun Juan Ramón Jiménez diera alas a mis versos y los templara de tal manera que se hicieran célebres al igual que los suyos, valdría la pena componerlos. Mas, en la sombra eterna, desconocida, mi poesía carece de la fuerza que se debe a un poeta o a un escritor profano. No canta nadie mis rimas ni se quejan en profundas discusiones de los aspectos de mi obra. Nadie menciona mi estilo ni hace profundos tratados sobre mi narración. Siempre desconocida, oculta al gran público como a mí misma, no me conduelo por mi mala fortuna literaria. Otros dirán que esta no es gloria ni buscarla afán de muchos en su quehacer; yo digo que el conocer la fama no se hizo para mí, y ya no lucho por ello, sino que permanezco abnegada ante mi situación.
Y así, con amargo sentir y vivir, espero ausente que en el postrer día me digan que mi vida valió para algo, aunque en escasa magnitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario